lunes, 10 de diciembre de 2012

Violín


Llamó y nada
y luego tampoco, después
sonaron cuatro cuerdas frotadas
miraba la mar en la noche
el arco suave
azul se escribe con a y con zeta
y el agua sin luz tintinea
no es vidriosa la belleza cristalina
se escurre entre dedos como arena
Stradivarius, Amati, Guarnerius,
todo en una que afina en La femenino
silueta curvada cintura y voluta
sin traste, con clave de Sol
despierta a trémolo
sabe a dulce
su voz