domingo, 23 de diciembre de 2012

Una mar me llama



Aquí en el sur
unas veces miras al sureste y ves el Atlas
erguido de recuerdos,
ayer un sol de primavera
y hoy la niebla lo inunda todo,
viene de poniente hacia levante
empaña el cristal de la ventana
se contagian los ojos,
las grúas del puerto parecen fantasmas indeseables
el crucero una feria ficticia por venir,
arrecia la niebla
la emoción entra en tentación de ahogo
no añoro fiestas, no me contagian
añoro afecto,
la caña asida con fuerza
el timón libre
la botavara suelta
la vela mayor suena a palmas
despierta movimientos en la vida
una mar me llama