martes, 18 de diciembre de 2012

No quiero recambio


Guardo secretos
cabalgan sin brida se dicen despacio
sin temor ridículo.
 
Que fluya el agua sin goteos
el yuyo del jardín no tiene herbicida
no alimenten mis cardos el fuego.
 
Resisto a poner una venda y decir que no veo
a ordenar a la piel que no erice el cabello
amarga esa copa de vino.

No leo entre líneas a nadie
es cambio, no lo pintes hombre, primavera
respeto es otra persona primero.

Los ojos renuncian mirar de reojo
la mirada de frente
lo precioso no tiene recambio.

Renuncia quien sabe
no debo escribir el poema que quiero
son  cosas que hoy no se entienden.