sábado, 29 de diciembre de 2012

Historia de Resma



En el país de Resma Sin Medidas
gobernó don Tijera
auxiliado de un dedo, el índice,
siempre señalando a los papeles
que salen del formato que él dice.

Todo el día predicaba la Única,
cantaba sin cesar con una sola nota aburrida
!es la_es mejor_es¡
!nos_es dará_es felicidad_es por_es igual_es¡
!única_es¡.

Al Único Papel le llamó papeleta
cada cierto tiempo todas acababan en la misma caja transparente,
esa que luego guardaba en el cuarto oscuro del olvido,
donde la nitidez se torna en negro.

El éxito de filo
consistía en subirse cada mañana
en montañas de Papel, todos iguales,
bien prensados, 
si a alguno se le ocurría salir un poco,
para pedir aire vivir entero,
sí sí, los papeles necesitan nacer y crecer
cubriendo sus necesidades celulósicas,
entonces a éstos les llamaba necios,
les decía con chulería
¿tú es que quieres destacar?,
!eres un subversivo¡
y les plegaba les arrugaba
en algunos casos les igualaba con un corte
derramando su savia.

Algún Papel pensaba que no se podía hacer nada
y decía, hay que aguantar ya vendrán tiempos mejores, 
el afilado encuadernaba a uno de esos
y le ponía canto de oro de imitación.

En una ocasión varios Papeles decidieron
juntarse con lápices de colores
y ello incitó a la cuchilla de sacapuntas,
el filo no perdería tiempo en conversación,
no había nada que pintar,
todo estaba dibujado,
bueno eso decían él.

La bota de hierro con cuchillas
invento el miedo
y mandó grabar en placa de antracita
en cada esquina
Todo está dicho,
aquí no lee nadie,
no escribe nadie
bajo pena de incendio.

Se juntaron Lápiz y Papel
hicieron manuscritos barra libre con los versos y colores
anónimos regalos
en cada calle cada plaza
y en cada puerta por si acaso,
desde entonces se quebraron las piedras de esmeril
se embotaron guillotinas y punzones.