lunes, 17 de diciembre de 2012

A la inspiración


Recorrí por caminos dispersado
cabalgué con tu imagen sin descanso
te busqué en los lugares más ocultos
y  tu sueño me inundó a todas horas

Llegaste
cuando menos te esperaba
me devolviste a la vida
sensaciones olvidadas.

Y de tu  rostro embriagante
como un beso
aguardo impaciente
repleta existencia.

Me embarga todo
menos tu recuerdo
que me inunda
con latidos incesantes

Quisiera vivir dos vidas
y  vivirte mar adentro
con tus olas y rizados
alumbrando encuentros.