lunes, 17 de diciembre de 2012

Reflexiones de un topillo


Tanto pájaro que no puedo cerrar los ojos
una mala noche la tiene cualquiera
luego da frío ver al zampullín cuando amanece
el agua del charco está turbia
salto en el barro
no lo dejo para otro día
me sumerjo y pinto la cara de arcilla
los incisivos no son lo que parecen
cada montón su galería
no me verá la jineta, está ocupada luciendo lunares
me cuidaré del merodeo del aguilucho lagunero
hay que aguantar hasta el último segundo
la naturaleza es deliciosamente cruel
me lo cuentan mis hermanas egagrópilas
a los pies de cualquier poste
en cualquier mirador escondido
sin necesidad de anteojos,
por más que insistan las tortugas
vivir no es un valle de lágrimas
la cabeza verde del anade es la más bonita