miércoles, 26 de diciembre de 2012

Así habló Zaratustra




Se llenó la rueda
sin prisa en llegar primero
siguió rodando
quinto sexto último
sin barrera de por medio,
ah! la vida entonces
ayuda! necesito a alguien
o algo así de los Beatles
mejor no, ahora
socorro ayuda, ahora
necesito seguir tirando,
la vida, necesito a alguien
no me atrape el barro.

Entonces parece que sucedió
se oyó el Poema Sinfónico de Strauss
primero me puse triste
convoqué al auditorio,
se llenó el salón de actos
y el Amanecer sonando,
saqué una bolsa llena
repartí globos desinflados
dije quien quiera a llenarlo
que se acaba la fanfarria,
luego les di caramelos, un caprichito
cuidadín con las caries,
repitió el Poema.

Y entonces fue cuando de verdad sucedió
me vi desnudo, en el suelo
tirado dormido sueño
en el Edén, un monte dos perros dos gatos, no lo dije
diré lo que hice
me levanté sencillo, pausado
armónico no simple, en el fondo,
abrí bien los ojos, les miré a todos tan directo
que sintieron un abrazo
luego volví al escenario
me puse nariz de payaso, mimé en el mapa
hacia el mar, nadie se enteró de na, dije adiós
y sus risas encendieron otra música.