martes, 13 de noviembre de 2012

Sin apariencia


Como vemos las cosas
son colores luminosos y apagados
cabello  pliegues esquina de piedra y rayo.

Espacio indefinido cubierto de cortinas
las nubes al fondo lanzan  gotas de oro
se afana en recoger en delantal  la espalda oscura.

En blancura contempla recostada
el invento del padre de los dioses, cuento
que castiga al indecente atávico

Se rompan los espacios patriarcales
nombrando el mundo en femenino
y la brisa acaricie al perrillo acurrucado