sábado, 17 de noviembre de 2012

Callejón de poemas V


El joven díscolo pues no
se asoma a la ventana a todas horas
lanza el pulso y a ver  el tráiler
teje las puntadas de películas de escudos.

Se afana el contador de picos
piquito de amor  gorrión, dinosaurio picotazo
decanta el colador  mayoría, diversas minorías y cetros,
el poder como el estiércol repartido.

Guarda el suelo de pegamento en la mochila
a Robín de manzana y el áspid,
si  te dicen esencia  pasiva
son capullitos de alelí.

Infanzones dibujan perfiles
los patrones encarcelan la utopía,
pues que sepan de la hoja de ruta
tejido sin estampar, sin censura

Alzado sin celosía
el dedo meñique ligeramente flexionado
se apoya en el ratón a click de un nombre
y aplauden los roedores

Instantes minutos
breve intensidad
cohetes de colores
dislocan los sentidos

En estos tiempos
siempre duros o muy hechos,
la regresión de cocido y asado
se encarnó en crudo

Anhelo calma
sosiego
luna de mermelada de fresa y melocotón
chelo, violín y arpa