martes, 20 de noviembre de 2012

Efímero


Extirparé al poema traicionero
que en vez de ojos quita el sueño.

Despertaré en sendero hasta cansarlo
si me duermo con preguntas.

Preguntaré a la incógnita en zarandeo
vocalizando qué
y así, esperando que no llega
no dudaré un segundo lo que quiero.

Nada merece la pena, todo es efímero  
todo merece la pena es efímero nada
¿efímero por qué te vas? nada y todo
tejes ausencia y te quedas
me mareas sin cesar
ya sé lo que esperas de mí
bajaré de las peanas que me suben
pervertiré al infinito en curvaturas