jueves, 1 de noviembre de 2012

A Agustín García Calvo


Hoy la libertad
está de luto, no
no es luto, vuelve a la tierra
a dar voz a todo lo pequeño, no
no retorna a dar lo inevitable,
baja a preguntar en alimento, no
no espera respuesta la palabra en el encuentro, hoy
la libertad se reparte con el suelo
a dar vida en las flores de Lucina