jueves, 29 de noviembre de 2012

A cualquier mujer


No esperes,
en cualquier avenida o desierto,
la mesa de un bar, las tareas que te asignan
portal  escalera chabola,
con el libro
en la esquina, el despacho,
migrada o ante un escaparate,
en  la intimidad, a solas o acompañada.
Si te obligan, te someten
no calles, di que no,
si te ningunean  te invisibilizan
no calles di que no,
!que se entere de una vez
la célula androcéntrica¡