lunes, 26 de noviembre de 2012

Inmediato en un paso de cebra


El audaz se atreve hoy con un tema común
trataremos ya,  en corto espacio
a todo trapo pausado, de prisa
el guiño de una vela apagando el ámbar  
alguien llega, se le olvidaron las llaves
desespero, nada pasa son las doce

Nadie por aquí nadie por allí
inmediato se demora y aguarda
harto, se duerme la trascendencia
con bruma de fuego eterno, sin dios, rubor calor picor
en el sueño me interrogo ¿será vendrá pasará?
embrujo de mesa camilla sin silla, la tecla, la acera, la espera

Fue de madrugada hacia las cuatro
cabizbajo el micro, alicaída la cámara
estaba medio dormido y desperté
levitaron las pestañas desencajadas
hacia arriba sin miramiento
ni miento, doy fe que así fue

Y al cabo por fin se divisa a lo lejos
un coche rojo intenso
vamos, colorao chillón a rabiar
!que viene que viene¡
!a la calzada, no escape¡
que la entrevista relaja, agasaja

¿Qué? eh!, !aaaaah¡ !que me pilla¡
el ladino que no frena, que se cuela
sobresalto y a la acera, pero no
retorno sin demora, otro viene parece gris, es gris perla
la entrada se vuelve metódica  
la punta del pié no apunta a la huida, por si acaso

Ffffffffrrrrrrrrrrssssssssschchchchchiiiiiiiiiiiii
el coche frena y se para, mediato
mi cuerpo a tierra, clak, suena la puerta
una pierna de mujer y la otra, bajan
me fascina y nunca la vi de frente, ni de espalda
el semáforo enrojece y yo quiero el azul celeste