domingo, 6 de octubre de 2013

De Piedras III




De qué duele el silencio a un poema
sometido a mil maneras
condenado por siempre
a regodeos, a prejuicios
a tono sin réplica
a otras luces,
le da igual

De qué duele el silencio al poeta
en días de fiebre profunda
cuando calla el barrunto
sin yedra enredadera
ni solaz azulina,
desasosiego
virus