viernes, 29 de marzo de 2013

Coyunturas y compases



No se recoge temprano ni se levanta tarde
sin ella la noche es aburrida
el día trae sorpresa.

Cuando está penoso
Aznaitín repasa el equipaje y levanta la cabeza
dice adelante y las penas se van.

Sentado en un paseo solitario
cruza los pies y lanza buenos días
se llena el espacio.

La libreta y el boli llaman
acercan la distancia a una isla
que desea.

Va a nado sin remo
no salta de aquí para allá
abre cauces sin brechas, a ti

A veces siente la sangre aturrullada
sale del corazón en flujo extraño
necesita espacio y campo abierto.

Toca el frío
y calienta los pies con calcetines de lana 
a falta de pies a calentarse.

Nada quita que le gusten
las piernas que no ha visto
y no le creen.

Si sublima la idea que ha cambiado
el garbanzo a concepto de legumbre
se pierde el sabor del humus y el falafel.