lunes, 20 de abril de 2015

Adagietto


El débil no hereda nada,
certidumbre y recóndito orgullo
cataplines de mundo.

Desasosiego en lo más árido,
el fuerte menos,
somera tierra y saber de fondo.

Qué entelequia dimite ver
más que palabras,
el inocente todo.


No hay comentarios: