sábado, 24 de mayo de 2014

Marina Abramović en el CAC de Málaga











Hablemos de arte acción
No hablemos de Allan Kaprow
Hablemos de interrelación y el momento de crear
No hablemos de collage ni assemblage, ni mencionar futurismo, constructivismo, dada o surrealismo
Hablemos de la prescindibilidad del objeto artístico
No hablemos de la prosperidad de los sesenta
Hablemos de la huida del elitismo del arte y el artista
No hablemos de John Cage ni de Jackson Pollock
Hablemos de vivencia e interés por el contexto
No hablemos de ridiculizar el mercado de los objetos de arte y sus movidas
Hablemos de lo abierto y fluido
No hablemos de comienzo, fin o estructura
Hablemos de perseguir nada
No hablemos de ganar algo
Hablemos de acontecimientos instantáneos que atrapan extraordinario y escapan para siempre
No hablemos de la audiencia
Hablemos sin decir y mirando a los ojos
No hablemos de santos embalsamados
Hablemos de los límites del cuerpo
No hablemos de sangre
Hablemos del alcance de la mente
No hablemos de veinte cuchillos
Hablemos de una ruleta rusa rápida entre los dedos
No hablemos de errores
Hablemos del pasado y el presente en estado de conciencia
No hablemos del dolor de las quemaduras
Hablemos de saltar al centro de un círculo de fuego hasta perder la conciencia por falta de oxigeno
No hablemos de tijeras, látigos, pistolas
Hablemos de dejar que nos apliquen como quieran
No hablemos de Ulay
Hablemos de El Otro, los gemelos
No hablemos de dióxido de carbono
Hablemos de unir los labios hasta caer inconscientes unos diecisiete minutos después
No hablemos de poner fin a una relación de energía y atracción
Hablemos de encontrarnos en el centro de la gran muralla
No hablemos de efímero
Hablemos de la abuela del arte de la performance