domingo, 3 de febrero de 2013

Implacables



Por la tarde el grupete del perchel
juega con balón precario
donde el portalón que en abril ponen un tinglao
nada menos que al cristo de la legión
entre anécdota y chascarrillo
era así, cruz y bala juntos
nadie explicaba nada
y los niños sin pensar  en dios
solo carrera y balón
al que no le gusta el futbol  entra
por eso de la empatía
a jugar
toda el rato sorteando
que si vienen, que no vienen
policías municipales
por la fuente de la Olla,
mientras llegan
a sudar la que se suda
absortos a grito entregados
casi a traición se aproximan
todo el mundo a la carrera
algunos arrinconados
y uno grita !los perrillas¡
que han llegado
cogen el balón con saña
y lo pinchan en manilla de la moto sin reparo
!niños que aquí no se juega¡
¿entonces donde jugamos?
que no había otro sitio
aunque sí, el río Guadalmedina
entre guijarros
recuerdan bien las rodillas