domingo, 3 de junio de 2012

Kilos de cultura

en la ventana siete licenciados
limpian los cristales
con blanco de España toma ya

dos ingenieros abren la botonera del ascensor
conectan radio macuto
y por fin un trabajo de camarero

sótano cargado de arquitectos calculando
el diámetro del sedal pesca chanquete
por si pezqueñines sí, nunca se sabe

obligada clase médica
impregna de mercromina invisible
la sepsis presupuestaria del sistema

a  ras de tierra flotan los de letras
filólogas semiólogos historias geografías
miles oliendo  a soñar maestro escuela

cuerda viento y percusión en paro ocasional,
bufones en la corte los de artes y escénicas
poetillas poetastros poesillas todos de pie con su lira

periodistas hablando del miedo inversor
vestidos de reporteros en comedor asistencial
Eko Eko Eko Eko, a la leche leche leche, dele un nuevo sabor

no sé qué istas de carrera,  planean inalámbricos
desglosan ninguneo y borran currantes 
engrosan contadores y crecen consulting

aunque sí, mucho picador de pleitos indefinidos
ordenando el tráfico
con pintura de aceite de oliva adulterado

los fábrica nacional de moneda y timbre
dan cursos de sastre para la selva amazónica,
requieren competencia en traducción diferida

repletos los nidos políticos de carrera
crían hueros asesores de toda clase de huevos
interpretes de actos y potencias gran reserva

allá en el cielo directores generales
hablan con no se sabe quien
de barba blanca que nunca se ve

el resto reptando selección cultural
azar en mantillo de hojarasca oportunista  
pero tienen corazón sin eso con otras cosas