martes, 20 de septiembre de 2011

Mi madre





Mi  madre que hacía piruetas
con las pesetas sin rima,
y aún así siempre compartía
con quien llegaba del pueblo,
catetillos catetillas,  sus paisanos,
una cama, un plato de lo que sea
y de postre, ¿qué es el postre?
la alegría,
mi madre que sin tener tenía,
convertía lo poco en repartirlo todo
en el perchel más profundo,
comunismo humanamente puro,
mi madre que nunca militó en nada
que nunca tragó nada
que nunca taparon su boca
que buscaba en los rincones y decía:
yo de todo menos puta,
mi madre me enseñó esas cosas
que hoy me hacen  recordar
que si viviera mi madre
sería la mejor ministra
de compartir lo que hay